ver +
/*ocultar imagen destacada*/ .entry-header.post-thumb-img-content.post-thumb { display: none!important; }

Meditar y comer

19 julio 2010 | Por Raquel

Ya hablamos sobre los restaurantes chinos en Barcelona. Hoy queremos seguir en la línea de la cultura asiática y visitaremos un centro sobre la religión o filosofía más extendida en el continente: el buddhismo. Si quieres, también te puedes apuntar a la comida.

Ver 0 Comentario

Meditar y comer

Ya hablamos sobre los restaurantes chinos en Barcelona. Hoy queremos seguir en la línea de la cultura asiática y visitaremos un centro sobre la religión o filosofía más extendida en el continente: el buddhismo. Si quieres, también te puedes apuntar a la comida.

meditar_y_comer

Antes de nada queremos concretar que el buddhismo es una creencia, filosofía de vida o religión. Ni el buddhismo ni el hinduismo son tipos de gastronomía, por lo que no podemos hablar de “comida hindú”. En este artículo queremos comentar algunos restaurantes que se encuentran ligados a esa forma de pensamiento, habitualmente muy ligado a la comida vegetariana, aunque no exclusivamente (el buddhismo no prohíbe comer animales, sino matarlos para ello).

Una buena manera para disfrutar de “una mañana diferente” acercándote al buddhismo es acudiendo al Centro Buddhista Kadampa Mahakaruna, en la calle Déu i Mata, 125. De martes a jueves ofrecen a las 14:15 h. una breve sesión de meditación de 15 minutos totalmente gratuita. El monje, con una voz muy agradable y siempre con una sonrisa en la boca, intentará enseñarte en poco tiempo una iniciación a la meditación para relajarte.

A continuación, para quien lo desee, se sirve un manjar vegetariano casero y sencillo en un ambiente totalmente acogedor. El precio son 8€ para grupos a partir de 6 personas, y de 9€ para menos personas. La comida es buena y sirven dos platos (no se pueden escoger, no es un menú) y el postre. Quien quiera café o té (muy recomendables, tienen muchísima variedad y muy sabrosos) ha de pagar un suplemento de un euro. Eso sí, como acompañamiento, sirven una cestita llena de bombones de las marcas de más prestigio (Mon Chéri, Ferrero Rocher…). Es aconsejable reservar mesa porque el comedor es pequeño (el mismo donde se practica la meditación) y a veces se llena.

En efecto, como ellos mismos aseguran, se trata de una “mañana diferente” que te ayudará a no acostarte sin saber nada nuevo.

Imagen de tchola, Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Contenidos relacionados

Ir arriba